miércoles, 5 de marzo de 2008

Efecto reminiscencia

Dentro de unos días cumplo 35 años. Así han llegado, de golpe. El otro día tenía 23 y ahora voy a cumplir 35. Resulta que se llama "efecto reminiscencia" y le pasa a todo el mundo (vídeo recomendable). No me consuela...

Suelo sorprenderme al verme en el espejo, y suelo maravillarme viendo mis canas, mi pelo volviendose blanco, y lo miro como si fuera de otra persona. Bueno, no es así exactamente. Cuando tenía unos 20 años, mi madre sacó, no sé de dónde, una antigua maquinilla de afeitar de mi abuelo Félix. Era una eléctrica, de las que tienen un depósito para el pelo cortado. Lo abrí, con la esperanza de que hubiera quedado algo, después de tanto años y sí... Allí estaban, pelos cortos, blancos, fuertes, brillantes, como recién cortados. No recuerdo a mi abuelo, pero allí estaba yo viendo su famoso pelo blanco. Es el mismo pelo que ahora cae en el suelo de la peluquería, como la nieve y que sigue viendo como si no fuera mío...

Un poco es eso lo que ocurre... Ahora veo pasar la vida un poco desde fuera, sorprendido de lo que pasa, algo ajeno... Un sentimiento que no tenía a los 20.

A los 20 uno era el protagonista de la película. Todo era importante, todo era fantástico. Puedo cerrar los ojos y revivir tantas cosas, con tanta fuerza, que es como si estuviera pasando ahora mismo. Todo estaba abierto, todo podía pasar. Todos esos planes, fantasías, sueños de los 17, de repente, podían hacerse realidad. Y en muchos casos ocurría. Supongo que eso era comenzar a vivir... Y recuerdo que en realidad no era tan fantástico, que también se pasaba mal, se dudaba, se sufría... Pero eras tu mismo, no existía ese sentimiento de distancia con lo que ocurría. Todo era dramático, todo te golpeaba con fuerza...

No sé cuándo se acabó aquella sensación, cuándo se cerraron todos los caminos menos éste que llevo ahora. Pero ocurrió... sin darme cuenta.

Lo que más nostalgia me da es que ya hace 15 años de aquellos 20... de aquellos eternos 20 años... Y miras atrás y no sientes que esté tan lejos, y vuelves a ir a la peluquería... y vuelves a ver caer el pelo blanco en el suelo... y vuelvo a sorprenderme...

Os dejo con el principio de un telediario de hace nada, del 18 de mayo de 1996. Después de verlo decidme si parece que han pasado... 12 años...

1 comentario:

Señor Piocero dijo...

Veo que se hace mayor señor Parleño... felicidades y espero que su fina verborrea nos siga acompañando en este sorprendente a la vez que apasionante blog