domingo, 24 de febrero de 2008

Malitos

El fin de semana pasado fue muy divertido: el sábado comimos comida japonesa, dimos una vuelta por el centro y acabamos viendo un concierto en la Fnac. El domingo fue aun mejor: fuimos a comer calçots con babero incluído y Marina por fin pudo enseñar al algún compi del cole sus juguetes...

Éste está siendo bastante más aburrido...

Marina está malita. No muy malita, pero sí lo suficiente para no querer salir. Así es que aquí estamos. La cosa está tan mal que hemos acabado ¡poniendo la tele!. Eso sí, para ver un documental y... a Buenafuente... Prometemos que no volverá a ocurrir...


Hoy domingo la cosa apunta algo mejor, pero no mucho. Hemos desayunado croissants y estamos esperando a que salga algo el sol. ¡Con el buen día que hizo ayer!

La semana tampoco ha sido muy allá. No he tenido desayunos galeses y lo único más entretenido ha sido ir al club de lectura gastronómica al que estoy apuntado (que ya os contaré) donde nos proyectaron "El festín de Babette". Habíamos leído el libro el mes anterior y entre todos nos pusimos de acuerdo para, fuera de calendario, ver la película.

Lo mejor del club es la gente que conoces: estuve hablando con una chilena que es fotógrafa gastronómica y cocinera, y con una maestra que estuvo la semana pasada en Berlín y que me dio las gracias por el restaurante que la recomendé: El Gogelhof (¡Así es que paso las gracias a Ana!)

Sigue nublado...

1 comentario:

Antonio José Rabazo dijo...

Es siempre un placer leerle, muy señor mio.